CONTACTO|SÍGUENOS

NUESTRO OBJETIVO

Queremos cambiar la forma y apariencia de las personas para
mejorar su historia de vida.

SOMOS UN EQUIPO MULTIDISCIPLINARIO UNIDO PARA BRINDAR A NUESTRAS MUJERES PLENITUD.

Nuestra Misión: Contribuir al desarrollo de una valoración positiva de las mujeres-madres, cuya plenitud se ha visto postergado por la entrega desinteresada de atención hacia sus seres queridos, a través de una intervención profesional integral que busca mejorar aquellos aspectos que no le han permitido lograr un equilibrio socioemocional tendiente a su propio bienestar.

Testimonios

Después de mi segundo embarazo, mi guata ya no era la de antes, se veía como una pelota arrugada. Por mas ejercicios y dietas, no lograba que volviera a estar plano. Sentía que mi abdomen era de otra persona, que ya no iba con el resto de mi cuerpo y mi edad. Soy joven y lucir así, realmente me deprimía. Me daba lata mostrar mi cuerpo delante de mis amigas y hermanos, ellos me decían "tienes la guata como una pasa, pareces un huesillo". Se que lo hacían como broma, pero realmente esos comentarios me dañaban mucho. Tenia un pliegue "tipo delantal", que me acomplejaba muchísimo, era raro, porque a pesar de que tener un hijo, es el mejor regalo del mundo, sentía que mi juventud se había terminado. Para mi realizarme una abdominoplastia fue como volver a nacer, colocarme un bikini o unos pantalones ya no era una tortura, recupere mi confianza y seguridad !!!, me siento Feliz!!

María Graciela, 29 años.

“Me realicé una reducción mamaria y literalmente me saqué un peso de encima. Ya no sufro de dolores de espalda, era súper invalidante. Ni hablar de los complejos que tenía. Desde los 15 años que sentía que mis mamas llamaban la atención por su tamaño, era muy incómodo ver como automáticamente la vista de las personas se iba a mi delantera, sentía que los hombres ni siquiera ponían atención en lo que les hablaba. Esto hacía que eligiera ropa que me escondiera, en vez de buscar algo que fuera realmente de mi gusto y que fuera con mi personalidad, algo que a esta altura ya había perdido. Tras la operación todos aquellos dolores físicos y del alma se fueron. Voy por la vida con mucha más confianza”.

María Victoria, 61 años.

“Yo no era muy delgada, pero al pasar los años, la grasa acumulada en mi cuerpo – abdomen y piernas- fue cada vez mayor, no había forma de eliminarla. Encontraba que mi cuerpo era feo, no me hacía sentir bien, era antiestético completamente. No me sentía femenina. Ni hablar de la intimidad, mi marido tuvo que tener demasiada paciencia. La luz apagada era un requisito siempre y ojalá no me tocara mucho, para que no se diera cuenta que ya no era la joven estilizada con la que se casó. Los ejercicios y las dietas no eran suficiente, necesitaba una ayuda más radical. Por eso que recurrí al doctor Torres para buscar una solución a mi problema. Decidimos en conjunto que una liposucción + una mini abdominoplastía era lo más adecuado para mí. La cirugía me devolvió no solo una cintura y piernas estilizadas, sino que la confianza para dejar la luz prendida”.

Pamela, 34 años.

POSTULA AQUÍ